Cómo encargar una traducción con éxito

¿Quiere traducir un texto a otro idioma? A continuación encontrará los 5 puntos clave que garantizarán que su encargo sea un éxito y le evitarán perder parte de su precioso tiempo.
Reúna en un correo electrónico la siguiente información:
1. El texto que se quiere traducir. Parece una obviedad pero en el email se debe especificar el texto que se desea traducir. En caso de que haya más de un archivo, si se quieren traducir todos o cuáles son para traducir y cuáles se utilizan como referencia.
El texto tiene que estar totalmente acabado y revisado para evitar traducir una versión desactualizada, incorrecta en cuanto a contenidos o no aprobada por los superiores, y que, posteriormente, se tenga que volver a traducir.
2. La combinación de idiomas. Es importante especificar desde el primer email de qué idioma a qué idioma se quiere traducir. Por ejemplo: quiero traducir del castellano al inglés o del francés al alemán.
Dependiendo del texto que sea, también se debería especificar la variante del idioma. No es lo mismo traducir al inglés de Estados Unidos que al inglés de Gran Bretaña. Muchas veces la variante no es muy relevante pero, en otros casos, no utilizar la variante del idioma en el mercado donde se va a distribuir un producto puede suponer importantes pérdidas.
3. Parcialidad o totalidad del documento. Si sólo se necesita un apartado o una página en concreto (porque se trata de una actualización) hay que especificar en el email la sección concreta que se debe traducir. Esto evitará emails innecesarios.
4. Referencias. Si el documento que se tiene que traducir contiene citas o palabras textuales de otros documentos ya traducidos, es importante que se envíen estos documentos para utilizar el texto publicado exacto.
En el caso de tener documentos relacionados con el texto que se debe traducir (informes anuales anteriores, versiones anteriores de programas, documentación de la misma temática) es muy útil que se envíen para obtener una coherencia entre la nueva traducción y todas la documentación anterior.
5. Imágenes o elementos gráficos. En muchas ocasiones los documentos utilizan imágenes, esquemas o gráficos para mostrar el contenido de manera más sintética o más visual. Es importante especificar (dependiendo de la función o la relevancia del elemento gráfico) si se tienen que traducir o no.
Esperamos que esta guía sirva de ayuda tanto a los clientes a la hora de encargar una traducción como a los gestores de proyectos que, con estas pautas claras y concisas, pueden reducir la cantidad de mensajes que intercambian con el cliente antes de empezar una traducción.